Categories
Deseo Ruth Jean Dale

Ruth Jean Dale – No Me Olvidarás

Ruth Jean Dale - No Me Olvidarás

Las trillizas Keeny tenían el proyecto de ofrecer una semana solo para mujeres en su rancho turístico, el Bar-K. Únicamente había una complicación para llevarlo a cabo: Simon Barnett, un hombre testarudo, echó una mirada a Toni Keene y decidió en ese mismo instante que quería vivir la experiencia completa en el rancho. Cuando Toni se negó, y le hizo ver que la oferta no estaba precisamente dirigida a él, la acusó acaloradamente de discriminarlo por ser un hombre. Como Toni era la “buena” de las tres hermanas, le permitió quedarse. Incluso estuvo de acuerdo en acompañarlo durante la semana. Pero cuando llegó el momento de hablar claro, ella marcó los límites. Aunque fuera divertido y sexy, Simon estaba mejor en una limusina que sobre un caballo, y Toni estaba esperando a un vaquero…

ENLACE N°1 (NUEVO)

ENLACE N°2

ENLACE N°3

Categories
Deseo Ruth Jean Dale

Ruth Jean Dale – Otra Vez Juntos

Ruth Jean Dale - Otra Vez Juntos

Cuando las trillizas Keene levantaron el campamento y se trasladaron a Texas, no tenían ni idea de lo que se les venía encima.
El rancho turístico que habían heredado era una ruina, y además, la gente del pueblo mostraba una actitud totalmente hostil hacia ellas, solo por ser las hijas del “depravado” Will Keene. Dani Keene, “la más lista de las hermanas”, estaba dispuesta a conseguir lo que quería, costase lo que costase. Todo lo que necesitaba eran algunos jornaleros musculosos que pusieran las cosas en marcha. Pero solo se presentó un hombre: Jack Burke. Jack era un vaquero delgado, altísimo y muy sexy, la respuesta a las oraciones de Dani… en todos los sentidos. Pero ella no podía dejar de pensar que era demasiado bueno para ser real…

ENLACE N°1 (NUEVO)

ENLACE N°2

ENLACE N°3

Categories
Deseo Ruth Jean Dale

Ruth Jean Dale – Juntos Al Atardecer

Ruth Jean Dale - Juntos Al Atardecer
Niki Keene había seguido, sin dudarlo un segundo, a sus hermanas hasta Hard Knox, Texas; las trillizas eran inseparables. También las ayudaba a dirigir el rancho, pero, cuando los vecinos de la ciudad la apuntaron al concurso de belleza para rancheras, tuvo que echarse a reír. ¿Cómo podría participar en un concurso de rancheras con lo que la aterraban los caballos? Además, ya estaba harta de ser “la trilliza guapa”. Pero cuando el sexy Clay Russel lo apostó todo por ella, tuvo que cambiar de opinión. No podía perder al único hombre que hacía que se alegrara de estar en Texas.

ENLACE N°1

ENLACE N°2